La gracia inmerecida de Dios provista por el Señor Jesucristo, fue pagada con un alto precio, la muerte.